Buscar

Ama a la mujer que ves en el espejo.

Muchas veces acabamos odiando nuestro cuerpo, cara, pelo, arrugas, canas… e incluso llegamos a querer parecernos a alguien que nos muestran como “perfecto”. Nos sentimos inseguras cuando nos miramos al espejo y nos importa más nuestro aspecto que nuestro interior.


Si es verdad que debemos cuidar nuestra salud, comer saludable y llevar una vida activa pero no con el objetivo de lograr un aspecto físico que nos venden. El verdadero objetivo es cuidarse para tener una mejor calidad de vida.



Debemos de ser conscientes de que lo único que intentan es vendernos ropa, accesorios, joyas, maquillaje, cremas, productos para adelgazar… que nos hagan vernos mejor.

Hoy, quiero invitarte a que reflexiones y empieces a amar tu cuerpo tal y como es. Recuerda que no vas a encontrar la felicidad a través del aspecto físico.



Enfócate en salud y en sentirte mejor.


No te obsesiones más con las apariencias externas y en tener un cuerpo ideal. Enfócate mejor en como te sientes cuando haces cambios para llevar una vida más saludable y lo que te aporta. Encontrarás que eso es más gratificante y que te motiva a seguir haciendo esos cambios.


Intenta cambiar de mentalidad y en lugar de pensar que la dieta saludable y el ejercicio son un castigo por haberte portado mal, piensa que estas haciendo algo maravilloso por ti misma.

Cuantos más alimentos saludables y nutritivos tomes y más ejercicio hagas, mejor te vas a sentir con tu cuerpo. Además segregarás endorfinas para combatir el estrés, la ansiedad y para sentirte bien. Meditar es también una buena idea para conectar con tu mundo interior, ver la vida desde una perspectiva más global y sentir paz interior.